¡LA HUMILDAD: PUERTA DE OPORTUNIDADES!

Ser humilde y sencillo significa ser grande por la mera razón de que no debes aparentar algo que no eres para ser aceptado en un lugar. También tenemos que tener en cuenta que alardear demasiado sobre méritos, posesiones materiales porque en realidad lo que estás subcomunicando es inferioridad.

¿Sabes por qué? Porque necesitas identificarte con algún logro u objeto exterior a ti para sentirte aceptado y eso evita que puedas mostrarte quién eres por dentro y, esta necesidad de identificación exterior que tienes es porque hay algo en tu interior que está en conflicto contigo, que tienes que resolver.

Fíjate que hay personas con grandes posesiones materiales pero con un vacío interior notable que se manifiesta con malos actos con las personas que le rodean, actitudes que dejan mucho que desear, etc. Pero aquí no te hablo quejándome ni para etiquetar a esas personas de «malas» o «buenas», sino para que entiendas el poderoso contraste que hay entre tu Ser interior y lo que eres por fuera.

Y es que cuando mantienes un equilibrio, resolviendo tus problemas internos, no hay necesidad de alardear por algo que poseas materialmente o intentar ser alguien que no eres solo porque tu Ser interior no está en armonía contigo mismo exteriormente.

Hay muchas maneras de encontrar este equilibrio y una de ellas es meditando al menos 30 minutos al día, agradeciendo por todo lo que poseas, de hecho he escrito un artículo sobre El poder de la Gratitud, lo puedes buscar si necesitas para entender un poco más sobre este increíble concepto, siendo 100% íntegro, sé honesto y sincero en todo momento y, si tienes algún problema, busca la solución.

Por eso es que cuanto más seas humilde, serás grande por dentro y eso se reflejará inevitablemente por fuera.

Vencer el miedo para crear grandes cosas.

Se dice que las personas más creativas son las que a su vez cometieron más errores, proporcionalmente, y es que de los errores se aprenden. No es nada nuevo.

Lo que sí es diferente es el temor a errar, los grandes inventores no tuvieron miedo a fallar en el proceso de creatividad porque asumieron que, a pesar de que sus fallas puedan llegar a ser vergonzosas a veces, estaban a un paso más de su objetivo y la clave aquí es que TODOS LOS INVENTORES E INVENTOS, que partieron de un gran PROCESO DE CREATIVIDAD donde la imaginación fluye, trascendieron el pensamiento racional, FUERON MÁS ALLÁ DE LO COMÚN, de la lógica.

Deja salir ese pensamiento creativo, esa imaginación creativa, según Napoleón Hill. Es ella la que te dará las respuestas que necesitas no solo para crear algo, sino para solucionar problemas en situaciones que sean necesarias o buscar una alternativa de camino.

¿Por qué es bueno dejar lo que no te hace bien?

Mantén el enfoque en lo POSITIVO. Cuida tu entorno, fíjate bien con las personas que te rodeas. No está mal ser una persona sociable que se da con muchas gente fácilmente en cada reunión social o evento, pero tienes que cuidar tu entorno, sé selectivo/a con quien decides tener al lado.

Siéntete feliz por cuidar de ti de esa forma, no sientas culpa. Las personas que te harán crecer y que, sobre todo, te quieren permanecerán junto a tí.

Y es que cuidar la mente manteniendo un ambiente de prosperidad es el combustible que necesitas para alcanzar tus metas. Fíjate bien lo que miras al levantarte por la mañana ya que es lo primero que quedará guardado en tu subconsciente por el resto de la jornada.

Trabaja en ti, lee libros, escucha audiolibros en vez de amargarte por el noticiero. No digo que no te mantengas informado sino que está bien ver las noticias, en mi opinión, una vez al día y luego dejar de pensar en lo que reflejan los medios de comunicación. Suelta eso que te retiene, que te resiste, eso que te produce carencia de fe en tus proyectos.

Haz ejercicio, reúnete con personas que tengan esas pilas al límite y que recargan las tuyas. Ríe con ellas y ten una vida de prosperidad, de felicidad. Todo comienza con estos sencillos pasos pero sobre todo, con esa poderosa decisión de lo que ingieres con tu mente.

Estrés: ¿Un enemigo o un aliado?

Estrés. Enemigo o Aliado

¡Estas estresado! ¿Sintió alguna vez dicha expresión?

Cada vez que no  llegó a al tiempo a su trabajo, manifestó un poco de mal humor, sintió malestar gástrico o una contractura muscular, probablemente le hayan atribuido a semejante enemigo la razón de su malestar.

¿Qué es el estrés?  ¿Cuánto afecta al ser humano? ¿Cuál es la causa? ¿Hay algo que se pueda hacer para sobrellevarlo?

Qué es

El estrés activa un sistema de protección de nuestro organismo, el cual libera hormonas que hacen aumentar el ritmo respiratorio la frecuencia cardíaca y la presión arterial también aumenta la concentración de glóbulos y glucosa en la sangre todas estas reacciones que se realizan en nuestro organismo lo preparan para enfrentarse a una gran tensión o provocan una gran tensión que si no disminuye puede ser crónica

Estar estresado en sí, no es algo malo. La Asociación Americana de Psicología (APA) lo compara a la tensión de la cuerda de un violín si hay muy poca tensión el sonido será apagado y desafinado. Si hay demasiada será estridente o la cuerda se romperá. Comenta además qué ‘el estrés puede ser el beso de la muerte o la sal de la vida la cuestión reside realmente en cómo manejarlo’.

Tener que rendir un examen estudiantil o de ingreso laboral, entrenar en un gimnasio o alguna disciplina deportiva, también ocasiona estrés. Lo cierto es que nadie concluiría que esto último es algo indeseable, ya que nos prepara para mejorar nuestro rendimiento.

En nuestro día a día, tan solo imaginar un hecho que, tal vez nunca tenga lugar, puede generar una alteración emocional: un robo, o que le apunten con un arma. Esto puede dejar secuelas y si se hace crónico, estamos ante un problema de estrés, ante algo negativo.

 

Causas de estrés

  • La inseguridad

Tener que enfrentar una realidad cotidiana, donde nuestra vida está en peligro nos afecta emocionalmente. Uno pudiera sentir que alguien lo vigila, o de repente puede cruzarse un arrebatador, o tal vez, una persona coloque un arma en su cabeza tratando de amedrentarlo para quitarle sus pertenencias. Sin duda, genera una gran tensión en el organismo. Sí, eso se llama estrés.  Y después de esto, cuando a transcurrido un tiempo, la psicología dice que, por lo general, queda un problema denominado: estrés postraumático.

  • Una vida acelerada

Tener que cuidar a los hijos o, tal vez, tener que cuidar de los padres enfermos, y también, ir a trabajar, estudiar, junto con, viajar todos los días a cumplir con nuestras obligaciones hace que haya tensión en nosotros. Todas estas cosas suelen hacer qué el nivel de estrés en nuestro organismo aumente desmedidamente.

Y si a eso le agregamos, que cuando usted, va al trabajo, o a dejar a sus hijos en la escuela encuentra las calles cortadas por alguna manifestación, o de repente, mientras avanza encuentra que hay personas, que debido a la escasez laboral o a una conveniencia económica están obstruyendo el lugar por donde usted tiene que pasar, quizás una vereda porque están vendiendo allí, es posible que se sienta incomodo, molesto.  Sin duda alguna, esto hace que una persona se sienta tensa y a veces manifieste su disconformidad generando nuevamente conflictos con otros que, tal vez, no conoce.

  • Conflictos con otras personas

Cuando alguien en su lugar de trabajo siente que nuestra presencia es amenazante para sus objetivos, porque pensaba obtener cierto ascenso de jerarquía. Y sucede ahora que, con nuestro ingreso a esta planta laboral, imaginan que vamos a disputarles el puesto tan anhelado. O tal vez, un alumno, es quien se siente amenazado por las notas que otro consigue. Y ahora su situación no encaja con sus expectativas de vida escolar. Todas estas situaciones, pueden generar diferentes conflictos interpersonales en el ambiente laboral o escolar, con la consiguiente generación de tensión y puede hacer que justamente, no sólo las relaciones se pongan tensas, sino también, nuestro organismo.

  • Sucesos traumáticos

Una persona que es herida por una bomba que estalla en un lugar público, y que un año después pierda a sus hijos, su madre, su esposo o esposa y que posteriormente, un incendio acabe con todas sus posesiones materiales. Sin duda, le quedarán secuelas emocionales. Estos son hechos de la vida real, de nuestra cotidianidad, en este mundo, demasiado peligroso en el cual nos toca vivir.

Un suceso real es este, que puede ser el suyo. Una señora que iba a su trabajo y es arrollada por un vehículo que retrocedía mientras ella cruzaba la calle. Por sus heridas terminó en la guardia de un hospital. Después de eso tiene que reintegrarse a la vida corriente, pero encuentra que a las cosas no las ve igual. Le preocupan ciertos hechos que antes ni le perturbaban, que le causan temor, angustia, ansiedad y que no puede salir con comodidad a la calle por temor a que vuelva a ocurrirle lo mismo. Bueno eso es parte del estrés postraumático que afecta a muchas personas.

Cuánto nos afecta

“El estrés ha sido identificado como uno de los 10 principales determinantes de las disparidades en salud (Organización Mundial de la Salud [OMS], 2008). Este informe presenta una visión general del estado de la ciencia de la investigación que examina el estrés como un impulsor de las disparidades en la salud. El estrés ocurre cuando las personas experimentan demandas o amenazas sin recursos suficientes para satisfacer estas demandas o mitigar las amenazas (Lazarus y Folkman, 1984).” Esto dice la Asociación de Psicología Americana.

Por lo tanto, parece que nuestra situación económica o social es un elemento desencadenante de ciertos efectos en nuestra salud física.

Agrega: “Frecuentemente, la activación intensa o persistente de estos sistemas puede alterar sus capacidades de autorregulación, lo que conduce a alteraciones en la recuperación del estrés, incluidas interrupciones notables en el sueño. A nivel conductual, los factores estresantes y sus efectos posteriores en los sistemas de estrés psicobiológicos también pueden moldear los comportamientos de salud, impulsando la obesidad y el consumo de sustancias en particular (JS Jackson et al., 2010). “

Nuestro sueño, nuestra conducta, nuestro comportamiento, nuestra salud, sienten los efectos del estrés crónico. Sí…nuestra salud …está en juego.

Cómo sobrellevarlo

“Empiece por tener una alimentación saludable y bien balanceada, al igual que dormir bien y hacer ejercicio. También, reduzca la cafeína y la ingesta de alcohol y no use nicotina, cocaína, ni otras drogas psicoactivas”. Este es el consejo de algunos psicólogos.

¿Sacó algunas conclusiones después de leer esto?

Sí. Tal cual. Este sistema, dentro de nuestro organismo, podrá ser nuestro aliado o nuestro enemigo, dependiendo de cómo reaccionemos a su manifestación y cuan conscientes seamos de su existencia.

Fuente: Stress and health disparities

https://www.apa.org/pi/health-disparities/resources/stress-report.pdf

 

Cómo utilizar el balance de año para atraer lo que quieras.

En cada fin de año llegamos a un punto en que pensamos en todo lo que aconteció en esos 12 meses y puede que hayas tenido un excelente año, puede que no tanto y hasta quizá quisieras que pase rápidamente el resto que queda de él.

Sabes, particularmente a mí me gustan esos momentos porque pienso en cada suceso, en cada detalle que ocurrió en mi vida así hayan sido buenos o malos. Me gusta además pensarlo de noche y mirar al cielo y las estrellas, allí visualizo lo que pasó, visualizo lo que me deparará y comienzo a desear lo que quiero para la próxima etapa de mi vida.

Lo curioso de visualizar y desear/sentir es que son dos de los elementos a seguir de la Ley de Atracción para atraer lo que queramos a nuestras vidas.

Claro que falta un elemento clave y es el de afirmar, el poder de las palabras y es por eso que el escribir el balance de lo que pasó en una hoja y, posteriormente, escribir nuestras metas de aquí en adelante, con un plan de acción adecuado, nos va a dar el tercer elemento para comenzar a atraer lo que queremos y, principalmente, para trabajar en ello.

Y es que sí, como lo estabas sospechando, hacer el balance de tu año no solo te dará claridad para distinguir entre lo que hay que mejorar como persona y profesionalmente, sino que además será la herramienta perfecta para impulsarte en tus metas.

Mucha gente tiene miedo de describirse en una hoja y también de apuntar méritos y/fracasos, yo también tenía en su momento, porque sabes qué, puede que parezca un poco egocéntrico o hasta que nos adulemos a nosotros mismos y eso puede generar miedo. Pero en estos años aprendí que todo en tu vida depende de tí, así que si quieres ser exitoso en tu profesión empieza a ver quién eres realmente por dentro, sacude la sos escombros del ego, de eso que no eres y, por favor, hazlo por tí, trabaja por tí.