¡LA HUMILDAD: PUERTA DE OPORTUNIDADES!

Ser humilde y sencillo significa ser grande por la mera razón de que no debes aparentar algo que no eres para ser aceptado en un lugar. También tenemos que tener en cuenta que alardear demasiado sobre méritos, posesiones materiales porque en realidad lo que estás subcomunicando es inferioridad.

¿Sabes por qué? Porque necesitas identificarte con algún logro u objeto exterior a ti para sentirte aceptado y eso evita que puedas mostrarte quién eres por dentro y, esta necesidad de identificación exterior que tienes es porque hay algo en tu interior que está en conflicto contigo, que tienes que resolver.

Fíjate que hay personas con grandes posesiones materiales pero con un vacío interior notable que se manifiesta con malos actos con las personas que le rodean, actitudes que dejan mucho que desear, etc. Pero aquí no te hablo quejándome ni para etiquetar a esas personas de «malas» o «buenas», sino para que entiendas el poderoso contraste que hay entre tu Ser interior y lo que eres por fuera.

Y es que cuando mantienes un equilibrio, resolviendo tus problemas internos, no hay necesidad de alardear por algo que poseas materialmente o intentar ser alguien que no eres solo porque tu Ser interior no está en armonía contigo mismo exteriormente.

Hay muchas maneras de encontrar este equilibrio y una de ellas es meditando al menos 30 minutos al día, agradeciendo por todo lo que poseas, de hecho he escrito un artículo sobre El poder de la Gratitud, lo puedes buscar si necesitas para entender un poco más sobre este increíble concepto, siendo 100% íntegro, sé honesto y sincero en todo momento y, si tienes algún problema, busca la solución.

Por eso es que cuanto más seas humilde, serás grande por dentro y eso se reflejará inevitablemente por fuera.

Powered by Rock Convert

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: