Murió Pau Donés, el cantante de la banda Jarabe de Palo

Fueron 20 años que no cambiaría por nada /Todo lo que había soñado convertido en realidad / Música, escenarios, hasta llegar a rozar el cielo / ‘Volábamos’ tan alto que costó aterrizar. / Pisando a fondo y sin dejar de acelerar./ Llegó la hora de por fin volver a casa. / Y desde entonces que no dejo de pensar. / en volver a colgarme mi vieja guitarra. / Vuelvo, para recordar esos tiempos.» Hace exactamente dos meses el cantante de Jarabe de Palo escribió esta canción, «Vuelvo», para decir que regresaba a la actividad musical, luego de un año fuera del circuito (el cáncer lo privó de muchas cosas durante el último lustro, también de la música) . Y hoy, los españoles y todos aquellos que han conocido a Jarabe de Palo y cantado sus canciones, amanecieron con la noticia de que Pau Donés había muerto, a los 53 años .

Volvió para despedirse . De manera consciente o no. Quizás haya querido «engañar» al destino, para complacer a los fans que lo querían otra vez sobre un escenario. Aunque en el video de la canción se lo viera delgado y desmejorado, su ánimo parecía intacto. En realidad, no hubo engaño posible en la avidez de ese hombre que lo que más quiso en sus últimos meses de vida era volver a cantar. Y al menos pudo dar ese paso. Escribir una letra, crear una melodía. Asomarse al sol desde el balcón de su casa, tomar una guitarra y cantar. Luego planear un disco y publicarlo, poco antes de su partida.

Larga batalla contra el cáncer

A pesar de haber perdido la guerra, seguramente en la lucha haya ganado varias batallas. Basta con ver la cantidad de instituciones médicas que recibieron el agradecimiento de la familia de Donés (en el mensaje con el que anunciaron su muerte) para tener una idea de lo mucho que ha peleado. Ojalá que se haya ido tranquilo, cantando por dentro, con la serenidad de haber dejado, además de muchas lindas canciones, un último deseo en su último disco de diez temas, Tragas o escupes , que publicó el 26 de mayo pasado.

Varias de las canciones de ese álbum resultaron premonitorias.»Vuelvo, que un día estuvimos compartiendo. Vuelvo, porque por fin llegó el momento./ Vuelvo, el destino no es culpa del luego. / Me fui muy lejos buscando felicidad. / Empecé un viaje sin ir a ninguna parte./ Cambié canciones por amor y libertad. / Mientras pensaba en volver a ser cantante», escribió para cerrar ese último receso musical que comenzó el año pasado.

Apenas apareció aquel video que traía noticias del músico catalán hubo un comentario en redes, entre tantos, que resumía muy bien el sentimiento de muchos seguidores. «Vuelve y no te vayas más. Como a los grandes… Se te admira, se te respeta y se te quiere. Saludos y un abrazo», escribía un fan mexicano.

Donés había nacido en Barcelona el 11 de octubre de 1968. Comenzó a tocar a los 15, con su hermano Marc, en un par de bandas hasta que le dio forma, en 1996, a su proyecto de pop y rock, Jarabe de Palo. Mientras trataba de pasar del amateurismo al profesionalismo trabajaba en una agencia de publicidad. Quizás no fuera casualidad que el primer gran éxito del grupo, «La Flaca», haya terminado en un comercial de televisión, posibilidad que le dio mucha más difusión de la esperada.

Doce fueron los discos que publicó desde mediados de la década del noventa hasta el mes pasado. Uno de ellos fue un CD/DVD denominado Tour americano. Quizás con buen ojo y oído algunos de estos álbumes fueron titulados con los nombres de las canciones que, al poco tiempo de ser publicadas, se transformaron en su mayores hits. Al mencionado «La flaca» le siguieron «Depende» y «Bonito», entre otros .

A Donés le diagnosticaron cáncer de colon a mediados de la década pasada y desde ese momento pasó varios años batallando contra esta enfermedad. Además, hace algo más de un año anunció que dejaría los escenarios para dedicarle más tiempo a su hija. Y para cerrar ese ciclo también publicó un libro con las letras de sus canciones y un disco con grandes éxitos de su banda, en versiones sinfónicas.

En enero de 2019, también con un video, habló de la despedida que pretendía ser sólo un impasse : «Hemos tenido la oportunidad de compartir un montón de canciones con vosotros, de formar parte de alguna manera de la banda sonora de vuestra vida y también de la nuestra… La música nos ha conectado estos 20 años y os lo súper agradezco. Me vienen a la cabeza un montón de pensamientos. La cantidad de cosas buenas que nos ha dado la música, los momentos increíbles, irrepetibles que hemos vivido. El haber tenido la oportunidad de vivir de lo que nos gusta, nuestra vocación, nuestro sueño, que al final se ha convertido en una profesión. Es un adiós pero hasta luego… no sé cuándo, ni cómo ni de qué manera, pero volveremos. Así que esperamos que estéis ahí cuando volvamos y poder retomar el contacto, como siempre, a través de las canciones de Jarabe». De algún modo, con este nuevo disco, de despedida, ha quedado conectado de por vida a sus fans.

Fuente: LaNación

Powered by Rock Convert

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: